La madera ofrece una calidez distintiva, y de eso no hay duda. Si bien comenzaron a aparecer diferentes propuestas en soluciones para pisos, este material continúa siendo el más elegido en la construcción de decks. Sus características naturales, textura, las distintas tipologías y tonos, sumados a la forma en que se amalgama e integra con el entorno natural, representan particularidades imposibles de imitar.

“Lo importante al momento de elegir un deck de madera se resume en estos cuatro puntos que no hay que desestimar para lograr una superficie ideal y duradera. Estas recomendaciones responden incluso a las consultas más recurrentes recibidas en las redes sociales de la firma respecto a este tipo de superficies”, sostienen los especialistas de Cetol, marca que comercializa Pintecord

Los cuatro puntos

1. Soporte: está directamente vinculado con la distancia que debe haber entre la madera y el piso. Se recomienda que sea de 15 centímetros y la razón es que el material no debe estar en contacto directo con la tierra. Ese soporte puede ser de cemento o metálico debidamente protegido para evitar la corrosión, por ejemplo.

2. Desagüe: lograr que el agua no se estanque debajo ni sobre el deck es crucial. Su diseño debe permitir el libre escurrimiento. Para ello se tendrán que respetar la pendiente natural del terreno y, en el diseño del deck, la separación de los listones, y cuidar que quede una leve pendiente en las tablas.

3. Protección y resistencia: la clave para garantizar la durabilidad de la madera es la protección. Cada listón que forme parte del deck deberá ser impregnado con el material adecuado. En consecuencia, es importante aplicar el producto antes de realizar la estructura, asegurando de este modo que todas las caras estén cuidadas. 

4. Terminación: aquí, la elección es totalmente personal y depende de la apariencia que se desee lograr. Toda la línea ofrece brillo satinado, y algunas aportan opciones de color o blanco traslúcido para quienes prefieren un aire más nórdico.