Palabra clave: hygge

Hygge es un concepto danés sin traducción específica, pero que apunta a encontrar la felicidad en las cosas simples, creando hogares más cálidos.

No es novedad que los países nórdicos pasan inviernos duros muy largos y tienen días muy cortos. Por ello, desarrollan su vida puertas adentro y crear un hogar que les genere bienestar es fundamental para ellos.

Juntarse  a cenar con amigos, tomar una taza de café mientras ven por la ventana una tormenta, leer un libro acariciando a su perro o simplemente ver una película envueltos en mantas son momentos preciados para ellos, dentro de un hogar que les genera completa satisfacción. De allí que el estilo nórdico sea el más popular en esas latitudes. 

Tips característicos

Prescindiendo de cortinas, el estilo nórdico aprovecha al máximo la luz natural. Además, hace uso (y abuso) del blanco en muebles, pisos, techo y paredes, combinándolos con tonos neutros como los piedra, grises y beige.

Por otro lado, el uso de las fibras naturales como el yute, el coco y el mimbre, sumados a la madera, logran aportar la calidez necesaria. Sus muebles son de líneas simples pero cuidadosamente elegidos, tanto por la función que van a cumplir como por su convivencia con otras piezas. Cuando se trata de sumar colores más llamativos, usan mucho los pasteles y potencian su presencia por medio de patrones.

El DIY (o hágalo usted mismo) es una práctica habitual en ellos, cuando de lograr más armonía y estilo se trata. Así, los países nórdicos son un ejemplo a seguir en cuanto a lograr que nuestro hogar sea nuestro refugio en el mundo y vivamos en él los mejores momentos.

Podés seguir a Alejandra, en la cuenta de Instagram: House Chic y conocer un poco más de ella, en la nota que el suplemento Tendencias le hizo: www.lavoz.com.ar/tendencias