La decoración en tiempos de economía revuelta es un verdadero desafío. Pero nada es imposible, mucho menos cuando se trata de cambiar los aires del comedor, un espacio cotidiano y de encuentro, caro a los afectos familiares.

Una manera de personalizar el área es dejar de lado el tradicional y perfecto juego de mesas y sillas. Mezclar diferentes estilos y colores de sillas es un recurso que no sólo puede dar un look más ecléctico, sino también ajustarse a tu presupuesto.

No se trata de mezclar elementos sin sentido; hay que observar algunos detalles al elegir combinaciones, para conseguir un diseño con armonía visual. En esta nota, Tienda Estilo Casa te presenta algunas ideas con las que podés obtener un estilo definido y bien coordinado.

Reglas comunes

Para guiarte mejor, los especialistas enumeran algunas reglas básicas a tener en cuenta para combinar estos muebles en el sector más popular de la casa:

• Procurar que todas tengan la misma altura (o muy similares); esto no se refiere al respaldo, sino al asiento. Si no se observa este detalle, habrá distorsión en lo visual y en la comodidad de quienes se sienten a la mesa. 

• La combinación de sillas y mesa de comedor crea contraste, rompe la imagen tradicional y promueve un espacio más familiar y dinámico. Sin embargo, la composición siempre debe encontrar un nexo que conecte a ambos muebles entre sí, a través de sus diseños, colores o tapizados.

• Nunca perder de vista el estilo general de la casa. 

• Incorporar al conjunto al menos dos sillas de cada forma y diseño aumenta la sensación de unidad del espacio.

Mismo modelo, diferentes colores

Desde Pintecord dicen que el color es un elemento decorativo sencillo. Por eso, su combinación en tonalidades puede ser un plus en un mismo modelo. Se puede optar por poner sillas similares, por ejemplo, rústicas de madera, y aplicar varios colores, o de metal. Marcarán diferencia y ganarán protagonismo. 

Tip: para mayor elegancia y estilo, apostar por una mesa simple con diseño y color neutro, a efectos de evitar saturaciones.

Diferentes sillas, igual color

Es quizás la primera de las opciones y una de las más utilizadas: mezclar y combinar las formas de las sillas centrándose en la coincidencia del color. Si se puede, elegir unidades con el mismo estilo en general—moderno o tradicional, o metálicas, por ejemplo—para que, aún con sus diferencias en el diseño, se vean como un set equilibrado.

Extremos iguales

Si te quedás corto con la cantidad, las sillas de los extremos no tienen por qué ser iguales.  La manera más práctica de solucionar el juego es elegir sillas que coincidan para los lados a lo largo de la mesa y un mismo sillón tapizado en cada uno de los extremos. Es una combinación con éxito garantizado.

Agregar bancos

Una tendencia innovadora es dejar el formalismo de lado y poner en un extremo de la mesa sillas, y en el otro un banco. Con esto conseguimos, además de dar una imagen totalmente distinta al comedor, optimizar el espacio y agregar una plaza más para los comensales. 

Tip: se puede combinar con el mismo color o diferentes tonos, pero siempre utilizando un detalle que conecte.

Distintos materiales

Una opción muy práctica es agregar unidades de metal, en especial cuando se tiene un juego de sillas de comedor, pero se desea agregar algunas más y no se consiguen iguales (o las deseás en otro estilo). Las de metal son versátiles y van con todo, mucho más en el destacado estilo industrial. Gracias a ellas, el conjunto se verá armonioso.

Dos aportes

En un comedor ecléctico con una mesa rectangular de 2 x 1,10 metros (ocho personas) está la posibilidad de alternar piezas de hasta cinco estilos. En una mesa redonda de 1,40 m de diámetro se pueden integrar seis sillas Eames muy de actualidad: en diversos tonos, con una mesa blanca o gris suave, se conseguirá un ambiente casual, fresco y juvenil.

Asesoramiento

www.jclsa.com 

Te puede interesar:  Ideas para cambiar la grifería