Decorar un hogar es parte de un proceso que incluye diferentes etapas. Cada una de ellas requiere especial atención para lograr que el resultado final sea afín al objetivo que se planteó al principio.

Asimismo, existen diferentes estilos que satisfacen los gustos de cada habitante del hogar. Pero entre todos, hay una tendencia que cada vez se extiende más: los interiores sostenibles.

¿Sustentable y sostenible es lo mismo?

Técnicamente, el primer término hace referencia a algo que se puede sustentar por sí mismo. En otras palabras, es aquel desarrollo o aplicación que utiliza los recursos disponibles de manera responsable y sin comprometer su reposición, cuidando el medio ambiente actual y el de las generaciones futuras.

Hernan Daly, reconocido economista ecológico galardonado en 1996 con el premio Right Livelihood (el premio Nobel Alternativo), definió este concepto con tres pilares fundamentales:

1.  Que los recursos renovables no deben utilizarse a un ritmo superior al que la Tierra sea capaz de reponerlos.

2. Que las sustancias contaminantes no sean producidas a un mayor ritmo del que se puedan neutralizar o reciclar.

3. Que ningún recurso no renovable se aproveche a mayor velocidad de lo que puede ser sustituido por un recurso renovable o, en su defecto, pueda ser transformado en sostenible.

En tanto, la sostenibilidad se define como la constante búsqueda de avances que aseguren a los seres humanos una vida productiva y sana. Ecológicamente hablando, se trata de satisfacer necesidades sin perjudicar al ecosistema; sin alterarlo.

La importancia de un interior sostenible

Ambos conceptos van de la mano, ya que si bien no necesariamente están intrínsecos el uno al otro, la mera aplicación de uno cita la presencia del otro; al menos indirectamente.

Por lo anterior, es clave remarcar la gran importancia y el rol que desempeña la sostenibilidad en el diseño de interiores, ya que no solo es posible decorar un espacio de manera acorde a gustos de cada persona, sino también hacerlo con conciencia, sabiendo que se están utilizando materiales perdurables y se está optimizando el consumo de recursos naturales.

En este sentido, lo que se intenta transmitir es el aprovechamiento de objetos y materiales, así como también la disposición de elementos que permitan cumplir su función generando un mínimo impacto en el medio ambiente.

Incluso, hasta la arquitectura normaliza las construcciones que colaboran con el hábitat con distintas certificaciones, catalogando a aquellas que son sostenibles en función de diferentes aspectos como la eficiencia en la utilización del agua y la energía, la calidad del ambiente interno y los procesos de diseño aplicados en la construcción.

Además, optar por un proyecto que integre sostenibilidad en el equipamiento del hogar también impacta de manera positiva en la economía. Un ejemplo simple es la orientación del hogar: un ligero cambio de unos cuantos metros es capaz de hacer que la luz solar sea mucho más aprovechable, permitiendo ahorrar dinero incluso de forma involuntaria.

La selección de materiales

Elegir materiales que faciliten una transición sostenible considerando su uso posterior, la perdurabilidad y el impacto que generan en la naturaleza es una idea clave desde la cual cualquier diseño de estas características debe partir.

La madera es uno de ellos. Principalmente, la principal ventaja está vinculada a su producción y proceso de transformación. Se trata de un recurso renovable y abundante que, en el caso de la fabricación de muebles, su obtención proviene de explotaciones de madera controladas, cuidadas y en donde la reforestación cumple un plan que permite evitar un impacto negativo en el medio ambiente.

Al mismo tiempo, la madera también es un material orgánico, por lo que es un desecho biodegradable que puede ser reutilizado en la construcción de otros objetos. Y hasta sus propiedades aislantes y térmicas permiten prescindir de electrodomésticos de climatización.

Una opción del mismo palo es el empleo de bambú para la construcción de pisos, paredes y techos, así como el uso del mismo para la decoración.

En nuestra exclusiva plataforma, contamos con destacados comercios como EspacityMaderas Nativas o Muebles Gacela, que ofrecen una gran variedad de productos como sillones, mesas y decoración, siendo la madera la principal protagonista y brindando innovadores opciones de diseño.

Aportar al cuidado del planeta es posible con sencillos pasos. Los textiles naturales también se presentan como una excelente opción para aprovechar y no solo enfundar almohadones del sofá, por ejemplo, sino también hacer notar su presencia en sillas, bancos de quincho y hasta alfombras.

En la vereda del frente, otros materiales como los plásticos y los metales (sobre todo el aluminio) se postulan como las opciones menos favoritas al momento de decorar. Su fabricación, por lo general, consume mucha energía y, al término de su vida útil, se dificulta el reciclaje de los mismos, ya que los químicos presentes son contaminantes al momento de ser quemados.

Otra cosa a tener en cuenta es la iluminación. Un diseño que cuenta con luces led en vez de las tradicionales de halógeno, o una arquitectura que ha tenido en cuenta los puntos cardinales al momento de erigir la estructura para aprovechar el sol, el viento y la lluvia, se puede considerar, por definición, más sostenible que un hogar que ha ignorado todas las posibilidades de aportar al cuidado del planeta.

Pero no es todo. No solo se trata de elegir una orientación y tipo de material con el que estarán hechos los muebles, sino también en el cultivo de hábitos que favorezcan un desarrollo saludable del entorno natural.

Lo anterior se puede describir fácilmente con un concepto fácil de aplicar y conocido por todos: el reciclaje.

Reciclar es reutilizar, volver a ingresar al ciclo algo que técnicamente estaba fuera; desgastado, cuya función había terminado. Se trata de darle un nuevo propósito o combinarlo con otros elementos para construir algo útil.

Un ejemplo burdo es tomar una vieja caja donde vino un electrodoméstico, pintarla, decorarla y utilizarla a modo de “mesita” para apilar libros; u optar por pinturas que posean una menor concentración de componentes tóxicos a la hora de pintar.

Así, se puede ver con evidencia de sobra cómo la elección de un material en vez de otro, la posición de una ventana que dé al este en vez de al oeste o hasta preferir utilizar botellas descartables como decoración, pueden impactar de manera positiva en el ambiente.

Para ayudar al planeta Tierra - una enorme nave de 12.500 kilómetros de diámetro - no es necesario contar con mucho dinero o recursos, simplemente ganas, imaginación y compromiso.

Por eso, desde Tienda Estilo Casa ponemos a disposición un gran articulado de muebles y artículos de decoración de todo tipo, para que cada persona encuentre el estilo que más se adapta a sus gustos sin limitaciones.