Generalmente, los patios internos y los áticos suelen ser más pequeños que grandes. Tal vez por eso resulte difícil pensar cómo decorar un espacio reducido para que sea acogedor, placentero y reconfortante.

Pero lo cierto es que valiéndose de la imaginación, es posible transformar cualquier ambiente - sin importar sus dimensiones - en un lugar agradable y funcional a las necesidades de cada persona.

Por eso, aquí van algunos consejos e ideas para decorar tu patio interior y renovarlo completamente:

Agregar un banco:

Un banco - o cualquier tipo de asiento - no ocupa un espacio muy voluminoso y, en cambio, permite crear un sitio donde compartir experiencias y momentos memorables. Además, si lo que se utiliza para sentarse tiene su base hueca, se puede aprovechar para almacenar cosas en su interior.

Para la ocasión, un pequeño juego de bancos de madera será ideal para dar elegancia y estilo. El grupo Andre Kevin, con más de 20 años de trayectoria en el mercado, se perfila como una interesantísima opción para encontrar todo el equipamiento y mobiliario de diseño que necesitás.

La actitud es lo que cuenta:

A decir verdad, el tamaño de un patio no es excusa para crear un espacio inolvidable y único. Lo que vale es la actitud, y las ganas de cada uno al querer transformarlo en una extensión mucho más intensa del resto del hogar.

No importa cuán grande o pequeño sea el patio, siempre se lo puede personalizar o dar un toque que lo haga resaltar ante las visitas.

Por ejemplo, pintar todas las paredes de rosa fuerte, y potenciar el sentido del color colocando una estatua o imagen de un flamenco en algún rincón. O por qué no, pintar las paredes de blanco con algunas manchas negras si se tiene algún compañero de cuatro patas con estas características. Aquí se debe dejar volar la imaginación; esa es la regla.

Si necesitás renovar las paredes de tu hogar, entonces nuestra sección de pinturas y protección - con una variada oferta de marcas dispuesta por Maderas Nativas y Pintecord - es lo que necesitás para hacer relucir ese espacio olvidado.

Y tampoco se debe olvidar que instalar una cómoda hamaca y decorar con plantas es una alternativa que siempre es bienvenida para hacer relucir.

Dar el toque con un dosel:

Equipar el patio con muebles que transmitan buenas sensaciones, que aporten luz y generen un ambiente ameno es una de las principales normas de cualquier anfitrión.

En este sentido, un sofá con dosel es perfecto para jugar con diferentes sensaciones. A grandes rasgos, hasta es comparable con las velas de un barco que está a punto de zarpar: transmite energía y buen ánimo.

Además, puede proteger del sol en las horas más calurosas y brindar un efecto tranquilizador al escuchar el suave golpe de la brisa durante el atardecer.

Consejos de textura:

Por lo general, una sombrilla es voluminosa. Pero si se escoge una del tamaño correcto (según el espacio disponible) y se es creativo, se puede dotar al patio de una autenticidad increíble.

Sin ir más lejos, optar por una sombrilla de paja en vez de una tradicional, dará un toque de originalidad que se asimilará a la perfección si se suma al entorno un cáctus y se pintan las paredes de color marrón claro, por ejemplo. Hasta se puede acompañar con una alfombra, un detalle que pasa fácilmente desapercibido pero que funciona a la perfección con el conjunto de muebles.

Buscar y agregar elementos que hagan resaltar el espacio sin dar un salto visual

brusco es ideal para crear nuevas texturas que aporten una distinción única.

El poder del color blanco:

El color es una potente herramienta a la hora de decorar. Anteriormente, ya vimos cómo pintar de distintos tonos algunas paredes de manera selectiva puede hacer que parezca que una habitación se expande o contrae.

Particularmente, el blanco es un color que prácticamente combina con todo y, además, transmite una imagen de bondad, pureza, tranquilidad y paz.

Por eso, es una excelente idea si se quiere hacer resaltar algún aspecto del patio, o incluso pintarlo enteramente de este color para luego, con algunos elementos tales como plantas, por ejemplo, darle un toque único y especial.

Añadir plantas:

Si el patio es muy pequeño y las dimensiones no permiten darse el lujo de agregar demasiado mobiliario, agregar un toque natural a través de alguna enredadera en la pared, macetas o una pequeña planta en una esquina es perfecto para generar un ambiente fresco y relajante, apto para recibir a cualquier visita y disfrutar de un reconfortante momento en un rincón con mucha personalidad.

Un toldo brinda protección y estilo:

Adquirir un toldo - o en su defecto una tela elegante que cumpla el rol - es una genial idea para proteger de los efectos nocivos del sol y a la vez agregar personalidad y carácter.

El toldo en sí mismo funciona como una manera de acotar el espacio y unificar un entorno que, de otra manera, tal vez podría ser confundido como una zona de paso. En cambio, contar con un elemento así en el patio indica que debajo de él se invita a sentarse y disfrutar un buen rato.

No importa lo pequeño que sea el área. Con imaginación, se puede dotar de una grandísima personalidad incluso a un sector del patio que tal vez podría ser descartado con facilidad.

Al mirar un “rincón triste”, lo recomendable es - en la mente - jugar agregando piedras, mosaicos y azulejos, un centro de mesa, variar los colores, permitir el ingreso de luz natural, agregar elementos como macetas que brinden naturaleza y generen textura y, lo más importante de todo, ser atrevido y animarse a transformar un espacio que tiene todo el potencial de convertirse en un cálido, agradable y placentero lugar para disfrutar solo o acompañados.

¿Ya visitaste nuestras diferentes categorías? ¡Podrás encontrar todo el mobiliario, decoración e iluminación que tu patio necesita!