Cada vez falta menos para el invierno, y eso no implica solo aumentar la cantidad de capas de ropa, sino también prestar atención a las últimas tendencias en decoración de interiores, ya que un hogar que transmita las sensaciones adecuadas para una época fría es necesario para generar un ambiente confortable y acogedor.

Y este es el caso de los textiles naturales, fibras vegetales que se sumergen en cada espacio con el objetivo de dotar a las distintas habitaciones de calidez, comodidad y, a su vez, darle un toque exótico que genere una percepción placentera; como si al estar en contacto con una superficie determinada se lograra transportarse a un país o lugar específico.

Estos tejidos sobresalen del resto por su enorme versatilidad, pudiendo utilizarlas para complementar y completar distintos elementos del mobiliario como alfombras, cortinas, lámparas y accesorios, entre los que se incluyen jarrones, cestos de basuras y espejos, entre muchos otros limitados únicamente por la imaginación de cada persona.

De esta manera, se hacen presentes en livings, dormitorios, baños y hasta cocinas. Se asimilan fácilmente en cualquier tipo de estilo, desde el rústico hasta el vintage, nórdico e incluso el japandi, una tendencia minimalista que toma características de la región escandinava y Japón.

Las fibras naturales son muchas pero, de todas, destacan siete que se presentan como las más oportunas para decorar el hogar en los fríos meses que se vienen.

1. Ratán

El ratán es, sin duda, un clásico que nunca muere y siempre se reinventa. Si bien durante mucho tiempo prevaleció en los ambientes exteriores siendo empleado sobre todo en sillas y mesas, ahora entra a casa gracias a sus bondades.

Entre estas últimas se destaca, sobre todo, la resistencia, durabilidad y la belleza que trae asociada consigo, debido a que su color natural y textura la hacen una fibra perfecta para ambientar un espacio del estilo vintage aunque, claro, es apta para todos los gustos.

2. Bambú

¿Quién no conoce al bambú? La mayoría de las personas lo asocia a la robustez y durabilidad, y son cualidades verdaderas, pero muy pocas saben que, además de ser una fibra super-fuerte, es ideal para resistir a la humedad, por lo que sus usos son variables.

Por ejemplo, se lo puede tejer, enrollar y comprimir; separar en finas láminas que luego se cubren con una capa de pegamento para formar distintos tableros, dando origen a lo que se conoce como bambú industrial; o directamente crear chapas de bambú prensado para luego ser utilizadas individualmente.

3. Yute

El yute es, generalmente, asociado a casas de campo. No obstante, este derivado de la planta herbácea de tallos leñosos es un excelente aliado para utilizarlo en tapices y algún que otro cuadro.

Tradicionalmente, sus propiedades físicas van a la perfección para vestir el suelo, como en el pie de los sofás, por ejemplo, o el comedor y el pasillo en forma de alfombra, uno de sus principales usos.

4. Cáñamo

Esta fibra es asociada fuertemente con la moda hippie, específicamente en la confección de pantalones oxford, chalecos y hasta vinchas. Así y todo, también es capaz de demostrar sus cualidades en lámparas, manteles y cortinas.

Además, su bajo consumo de agua lo hacen un textil sofisticado y sostenible al mismo tiempo, presentándose como una excelente opción para quienes desean decorar su hogar con un toque de modernidad.

5. Lino

Por definición, el lino es es sumamente ecológico y sostenible, entendiendo por eso último que se trata de uno de los tejidos más amigables de cultivar, recolectar y fabricar.

En sí, el lino es agradable al tacto, transpirable, duradero y capaz de transmitir la sensación de frescura, siendo una alternativa exquisita para vestir la cama, almohadones de sillón, repasadores de cocina o cortinas, solo por nombrar algunos de sus tantos usos.

Ostenta todo lo necesario para ser un material infaltable de cualquier hogar. De cualquier ambiente.

6. Lana

Cabe recordar que, en invierno, las bajas temperaturas instan a generar calor de manera natural para lograr un ambiente cálido y agradable para los habitantes de casa y para los invitados.

La lana - uno de los textiles más conocidos - no solo sirve para contar con la típica e inigualable manta personal o compartida, sino también para tapizar las La lana - uno de los textiles más conocidos - no solo sirve para contar con la típica e inigualable manta personal o compartida, sino también para tapizar las principales piezas del mobiliario de una manera sutil.

Para lo anterior, lo recomendable es implementar su forma de bouclé (para recubrir un sillón, por ejemplo) o agregar tonos crudos y blancuzcos para cumplir la función generando elegancia pero sin llamar demasiado la atención.

7. Algodón

Junto al lino y a la lana es, quizá, el textil natural más reconocido. Sus múltiples y beneficiosas características hacen que se mantenga fresco al subir las temperaturas y, por el contrario, abrazar con su calidez cuando el frío golpea.

Sus múltiples facetas y usos lo hacen prácticamente un material que está presente en cualquier almohada o asiento, solo por nombrar algunos elementos. Lo ideal aquí es apostar a lo distinto, jugando con estampados de colores o motivos geométricos que destaquen al objeto del resto.

Si lo que se desea es adquirir muebles revestidos con materiales de este tipo, capaces de transmitir agradables sensaciones al tacto y al ánimo de las personas, entonces Espácity se presenta como una excelente opción para encontrarlos.

En tanto, tampoco se deben olvidar los almohadones, acompañantes perfectos para descansar, ver una película o simplemente decorar. La Cortinería no solo los ofrece, sino que también complementa su propuesta con cortinas y otros objetos de decoración ideales para darle una buena bienvenida a cualquier visita.

Y si de bienvenida se trata, entonces las espectaculares variedades de alfombras de Julia Sol tampoco pueden faltar en ninguna casa que desee estar 100 % preparada para afrontar el invierno, una de las estaciones más lindas y reconfortantes del año.

Claramente, los textiles naturales se presentan como una gran opción para funcionar como un aliado en meses fríos, donde se busca la calidez, dulzura y bienestar que se espera que un hogar transmita y genere.

Las recomendaciones son siete, pero las combinaciones infinitas.