Gonzalo Viramonte es un fotógrafo de arquitectura especializado en revelar detalles y secretos que salen a la luz a través del empleo de tomas desde distintos ángulos, el agregado de objetos y la combinación de luces y sombras, factores capaces de sorprender hasta a los propios creadores de las estructuras.

Oriundo de Marcos Juárez, Córdoba, tiene una capacidad innata para poner el ojo en perspectivas que a nadie más se les ocurre, lo que lo llevó con el paso del tiempo a ser el responsable de tapas de revistas de arquitectura de renombre nacional e internacional.

Recibido de arquitecto en la Universidad Nacional de Córdoba, Gonzalo también reconoce la creación de un concepto que él denomina “Arquitectura específica para gente común”: llegar al corazón de las personas mostrándoles imágenes de determinados sitios que antes no resultaban interesantes.

Gracias a su particular modo de ver las cosas a través de un lente, y a la importancia de su profesión, desde Tienda Estilo Casa, y con el diseñador Matías Ávila como entrevistador de este interesante ciclo, tuvimos el agrado de entrevistar a uno de los fotógrafos de arquitectura más reconocidos de Argentina.

- Para comenzar no puedo dejar de preguntarte algo que seguramente es recurrente en tus interlocutores: ¿cómo nace esta evidente pasión que tenés por la fotografía y cómo lograste aunarla a tu formación de arquitecto?  

A los 18 años vine a Córdoba a comenzar mis estudios de Ciencias Económicas que, luego de 3 años, me incliné hacia la arquitectura para después recibirme en la Universidad Nacional de Córdoba.

Desde los inicios, mis inclinaciones y curiosidades siempre estuvieron ligadas al campo del arte, primero con la música, trabajando varios años de esto como DJ en eventos sociales, teniendo incluso mi propio emprendimiento, para luego acercarme a la fotografía. Tenía muchos contactos con fotógrafos en estos eventos.

Durante mi carrera de arquitectura, comencé a ver la ciudad con otra perspectiva: una perspectiva que revalorice nuestro patrimonio. Me molestaba mucho la gente que se quejaba de nuestra ciudad y la veía fea, sucia, peligrosa. Fue así que desde entonces comencé mi interés e inquietud de registrar ciertos espacios.

El punto de acercamiento total con la fotografía fue, en realidad, con mi primera cámara compacta digital (una sony T200 que me dio muchísimas alegrías), cuando viajaba en bicicleta por diferentes provincias y lugares del interior y centro de Córdoba. En ese momento eran registros de paisajes mezclados con la arquitectura.

En el 2014, con gran parte de la ciudad recorrida comencé a registrar obras privadas y, de a poco, hacer de esto un modo de vida, aprendiendo el rubro de manera intuitiva y permanente, como hasta el día de hoy.

- Al ver la cantidad de registros de obra que realizás: ¿cómo lográs encontrar enfoques y particularidades para que, además de las imágenes generales y parciales necesarias para documentarlas, siempre en cada obra aparece algo que le otorga un valor agregado y que enriquece la labor de los proyectistas?  

Mi concepto primordial es intentar transmitir una historia. Soy consciente de que la arquitectura que registro a veces no tiene una historia, como le debe pasar a otros fotógrafos. A veces ni siquiera conozco a los dueños de las obras, pero en esos momentos las historias las invento y las desarrollo con la escala humana.

Los enfoques y particularidades nacen a través de mi intuición. Para mi es muy importante sacar fotos sin haber conocido la obra. La sorpresa es un factor que me ayuda mucho a crear distintas tomas particulares. Cuando aprendí a sacar fotos , lo hice conociendo la ciudad con mi cámara. Cuando registro una casa, por ejemplo, hago lo mismo en otra escala. Sigo aprendiendo cada día, de eso estoy seguro.

Mi mayor reto en la fotografía es registrar los espacios de una manera simbólica / poética para generar nuevas narraciones y relatos, desprendiéndome un poco de los prejuicios que los lugares conservan en esta ciudad, no perdiendo de vista la composición geométrica y encontrando el tiempo justo para un mejor aprovechamiento de la luz y demás recursos naturales que en muchos casos traen grandes sorpresas.

- En tus imágenes de interiores no es común encontrar personas ¿es esa una decisión personal o de tus comitentes? ¿Para vos es conveniente mostrar los espacios en situación de uso?

Me gusta mucho hacer participar a las personas en las fotos. El 100 % de las veces son los mismos arquitectos o dueños de las propiedades, no trabajo con modelos. En interiores suelo usar personas, pero a veces los lugares son pequeños y una persona crea confusiones al observador. Siempre que se pueda, trato de darle participación a la escala humana.

- ¿Qué opinás de este nuevo medio de comercialización on-line (Tienda Estilo Casa) en relación al mundo del interiorismo en Córdoba?

Siempre apoyo a la reinvención de las cosas y la búsqueda de crecimiento permanente. Darle un marco importante, reuniendo a todas las marcas, me parece una muy buena idea. Un gran shopping on-line del diseño.  

- ¿Cuál es tu opinión respecto a los portales de compra on-line, teniendo en cuenta que los hábitos de consumo actuales nos están cada día llevando más hacia esos canales?

Este modo de comercialización llegó para quedarse. La gente cada vez menos quiere moverse de su casa. Esto tiene un profundo debate, que puede venir de la saturación y sobrepoblación que hay en el mundo, la necesidad de no salir más en el auto a perder tiempo, para quizás volverse sin nada.

La comercialización on-line ganó mucho peso desde que se hizo más seria, más parecida a comprar en el lugar y con garantías, incluso cambios sin cargo. Logró confianza por parte de los usuarios. Creo que Mercado Libre fue el principal propulsor de esto. Todo cambió desde hace un tiempo, y en esta pandemia, este cambio se asentó definitivamente.