Históricamente, los refugios naturales de los seres humanos han estado sometidos a las inclemencias climáticas como el viento y la lluvia, efectos que logran notarse mucho más con el paso del tiempo.

En la actualidad, los refugios son los hogares, y ninguno está exento de ser afectado por agentes externos. Particularmente, la lluvia se presenta como un formidable adversario de los techos, que constantemente sufren los efectos causados por el agua, algo que, a la larga, se convierte en goteras, puede trasminar y, en el peor de los casos, ocasionar el debilitamiento de la estructura.

Los problemas suelen presentarse inicialmente como pequeñas grietas o quiebres, goteras y moho, algo que, además, puede generar mal aspecto, malos olores y hasta infecciones respiratorias si se está muy expuesto.

A la larga, no solo supone un gastadero de dinero, ya que los arreglos deberán ser realizados de manera constante, sino también que se asume un riesgo de desgaste acelerado de los materiales de construcción que puede acarrear otros problemas como la ruptura de losas de cerámica, el desprendimiento de la pintura y cortocircuitos si el problema se torna muy grave.

Ventajas de impermeabilizar

Como todo problema, siempre es mejor si se trata la cuestión que lo genera desde la raíz. No vale la pena quitar una mancha de humedad si al cabo de unas semanas volverá a aparecer. Por eso, lo que se recomienda es aplicar un impermeabilizante con el objetivo de evitar las filtraciones de agua y así alargar la vida útil de la construcción.

Si bien es aconsejable realizar la impermeabilización durante la etapa de construcción, puede hacerse durante cualquier momento. Eso sí, una vez que aparecen las manchas de humedad, se debe actuar cuanto antes para garantizar la estabilidad de las paredes y el techo y, por ende, la comodidad de los habitantes.

Al fin y al cabo, un hogar con techos - y opcional pero recomendablemente también paredes - impermeabilizados aumentará el valor del inmueble, evitará la aparición de hongos, la madera no se pudrirá y los metales no se oxidarán, a la vez que se evitará potenciales escenarios de peligro relacionados a fallos eléctricos o de estabilidad estructural.

Qué opciones para impermeabilizar existen

En el mercado existen numerosos productos que cumplen la función de impermeabilizar, y pueden dividirse básicamente en cuatro tipos: sintéticos, como pinturas y resinas; naturales, generalmente de caucho; pétreos, es decir, cementosos y de granito, entre otros; y metálicos, que no son tan utilizados.

Cada producto es capaz de impermeabilizar el techo de las filtraciones que pueda ocasionar la lluvia, aunque lo ideal es identificar con un experto cuál se adecua a las necesidades del hogar. En este punto, muchas pinturerias ofrecen servicios para orientar al usuario. Pintecord, por ejemplo, propone un sistema de asesoramiento con profesionales que permiten elegir el impermeabilizante ideal.

Además, siempre es importante tener en cuenta los nuevos avances.

Sin ir más lejos, la mencionada pinturería también ofrece un novedoso producto de Micro Goma, el cual ostenta de poseer la última tecnología en esta función. En este caso, se trata de un material compuesto en un 70 % por neumáticos reciclados y resinas poliuretánicas, por lo que no contamina y está en el rango de lo eco-amigable.

La tecnología, además, se vulcaniza en frío con la superficie donde se va a colocar y proporciona una cubierta sólida que aporta una extraordinaria durabilidad. Y si se le suma que también es resistente a los rayos UV, se obtiene un impermeabilizante que retrasa extraordinariamente el envejecimiento del producto una vez aplicado.

Lo más usado en Argentina

En tanto, Argentina posee un “top” bien marcado de impermeabilizantes más usados:

- El fibrado, un producto formulado con resinas acrílicas, fibras y pigmentos de altísima calidad que la hacen ideal para resistir las condiciones de la intemperie, siendo particularmente resistente al paso del tiempo y a situaciones meteorológicas típicas. Pintecord ofrece este tipo de protección en su marca Loxon, de Sherwin Williams.

- La membrana líquida se presenta como una alternativa flexible y elástica, lo que permite una fácil y rápida adaptación a cualquier tipo de superficie y lugar como techos, terrazas o espacios donde las goteras y filtraciones sean comunes. Elastite, que puede encontrarse en cualquiera de las más de 25 sucursales de Pintecord, es una efectiva y accesible opción.

- Membrana poliuretanica es el nombre que se le da a un impermeabilizante monocomponente de última generación con poliuretano. Entre las principales características destaca el secado rápido, su durabilidad y una gran resistencia a la erosión provocada por agua y viento. La supercapa de la marca Venier es la más recomendada en este sentido.

Cómo aplicar la pintura

Otra cosa que se debe tener en cuenta es que si bien siempre se aconseja la opinión de un experto, la aplicación del impermeabilizante no es compleja y puede ser realizada por cualquier persona que se lo proponga.

Primero, se debe limpiar el lugar donde se va a colocar. ¿Y esto es necesario? Absolutamente, ya que la pintura requiere de una superficie impoluta para adherirse de forma correcta.

Es recomendable quitar manchas y asegurarse de que no quede nada de grasa, humedad y polvo. Una vez hecho, dejar que se seque y asegurarse de que no se vuelva a ensuciar.

Posteriormente, se inicia el proceso de reparación, donde con una espátula o elemento similar se “rasquetea” la superficie con el objetivo de quitar descascaramientos de pintura o material. Una carpeta de cemento plástico para que se adhiera aún mejor es una gran idea.

Luego de haber realizado estos dos pasos, es el turno de aplicar el sellador acrílico con un pincel. ¿El propósito? Que la pintura se adhiera a la superficie. Concretado este paso es conveniente dejar secar entre unas 12 y 20 horas, pero no más de un día.

Por último, es hora de pasar el producto con el rodillo de una manera suave, pero cubriendo toda la superficie para obtener un resultado homogéneo. Una vez más, se lo deja secar y se procede a aplicar una segunda capa de impermeabilizante.

¡Atención! Es extremadamente importante asegurarse de cubrir cada “bordecito”, grieta y rincón, para evitar que el agua no se filtre y genere problemas con el paso del tiempo.

Otro dato, y no menor, es tener en cuenta que la vida útil de un impermeabilizante es generalmente de 3 a 10 años, por lo que luego de la primera aplicación es recomendable volver a hacerlo en 3 años y, después, sí podría ser pasados los 10 años.

Ante todo, recordar siempre que es mejor prevenir que curar. No solo se debe tomar acciones cuando algún lugar de casa comienza a mostrar signos de filtraciones o humedad, sino prever esas situaciones con un producto de calidad.

Pintecord no solo permite obtener una combinación de colores para el interior que se adapte a cualquier ambiente, sino también proteger cualquier estructura con su línea de impermeabilizantes.

Recordá que en Tienda Estilo Casa contamos con un amplio stock de productos de este tipo, y que siempre podés encontrar los muebles que estás buscando en nuestras diferentes categorías.

Formá parte de Tienda Estilo Casa. Dejanos tus datos y nos comunicaremos pronto: https://bit.ly/2RwYycL